jueves, 27 de noviembre de 2008

MARCO METODOLOGICO


Las caries dentales es una enfermedad que se da por muchos factores tanto nutricionales como de higiene. Mediante estudios se ha comprobado que es una enfermedad contagiosa y muy usual en los seres humanos y especialmente en los niños debido a los pocos cuidados que se le da a las piezas dentarias y al rico consumo de azúcares, frente a esto los padres deben ser los maestros con sus hijos para evitarlas o combatirlas. En este informe detalladamente menciono las causas, a lo que puede llegar este mal, formas para erradicarla y respectivos cuidados.

HIPÓTESIS:
· Los niños chimbotanos están expuestos a adquirir esta enfermedad debido al desconocimiento de sus padres de una adecuada higiene y al consumo de golosinas.

VARIABLES INDEPENDIENTES:
· El servicio que brinden los dentistas a sus usuarios para la mejora de la salud dental.

VARIABLES DEPENDIENTES:
· El cuidado personal de la dentadura, tienen que ser tan primordial como la higiene diaria y practicarse después de cada comida para evitar males mayores.

CONCLUSIONES
· Hasta ahora se conoce que la caries dental es una enfermedad que puede producir infección de la encía y la pérdida del diente afectado.
· Los dientes están cubiertos por una capa que los protege de la agresión de las caries pero si no es tratada a tiempo puede destruirse. Por lo cual es de vital importancia el uso de flúor cada cierto tiempo.
· La alimentación influye mucho en el desarrollo de las caries, debido a que los azúcares son de grata ayuda para que las caries perjudiquen rápidamente el diente. El consumo de la vitamina C y la vitamina D pueden ayudar a no contraer caries y otras enfermedades como el escorbuto, asimismo debemos tener una buena hidratación.
· Una higiene adecuada puede dejar libre a la cavidad bucal de toda infección, por eso es preciso que los padres instruir a sus hijos sobre lo importante que es tener en buen estado su sonrisa. Cepillarse los dientes después de cada comida.
· Es necesario acudir al dentista cada 6 meses, y no solo cuando tengamos un dolor, para prevenir la destrucción de los dientes.